Recuerdos

Salir al campo los sábados. El cerezo de mi abuelo. Las jaimas de retales de tela que montábamos en la terraza en verano, imaginando que éramos Lawrence de Arabia. Los cuentos que nos contaba mi padre para que cenáramos más rápido, logrando el efecto contrario, pues nos quedábamos extasiados. Los puestos de chucherías el día de la fiesta del colegio. El juego del “piticlin y piticlan” todos sentados en la alfombra en mi primer día de conservatorio. Cuando “La Palomo” me perdonó la vida el día que me inventé una teoría sobre los cuernos de los vikingos porque no había estudiado (siempre fui una niña con recursos). Las tonterías que regalaban todas las niñas para los cumpleaños… diarios estúpidos y cientos de botes de lápices, y a nadie se le ocurría regalar un libro. Los especiales de Nochevieja de Martes y Trece. Cuando Jaime “bateó” un sacapuntas dentro del ojo de otra niña de la clase. La obsesión de mi hermano por los dinosaurios. El día en el que una madre entró en el colegio preguntando por “La hermana Conejo” (Es que La Palomo no era mote, sería por eso…). Los Macrojuegos de los scouts, sobre todo cuando los mayores nos inducían a hacer trampas y al final quedábamos los últimos. La tarta de chocolate de mi abuela. El humo del cigarrillo de Santiago durante las clases de piano. Cumplir años 5 veces (cada uno) para que Ana María, la de inglés, nos diese chupachups. Comer de bocadillo tres días a la semana para poder ir al colegio, a inglés y a las 7 asignaturas del conservatorio y que aún así me quedase tiempo libre para mí. Mi primera vez en un teatro de verdad, a los 7 años: Don Gil de las Calzas Verdes. Cuando el profesor de natación me tiró al agua con albornoz y zapatillas para que me espabilase un poquito más. El auto de Navidad del colegio, todos los años exactamente igual, y la cantidad de conflictos entre compañeros que ocasionaba. Cuando tuve que hacer un cambio de nombre porque me empeñé en que Esther tenía que aparecer con “H” en el DNI. Las manías adquiridas de mi padre: crujirme los nudillos y echarle ketchup a la tortilla de patata (lo sé, es una aberración, pero por eso se le llama manía). El programa de Cultura Quetzal en Televisión Española, y yo diciéndole a mi madre que cuando fuera mayor iría a la selva (y mi madre no me creyó… jeje). Mi fijación por llamar “Pichi” (como el pájaro de Heidi) a todas mis mascotas. Los paseos por el parque con mi abuelo. Los veranos en Gijón. Mi convencimiento de que Velasco tocaba el piano tan bien gracias a su chaleco lleno de pines de dibujos, pero cuando se le quedó pequeño demostró que tocaba aún mejor (Aún así espero que lo siga teniendo guardado). Mi obsesión por las margaritas. Cuando con 7 años tuve que demostrarle a una monja que “el sol no sólo es un astro (como ponía en el libro de cono del medio) sino que también es una estrella (como puse yo en el examen, y me tachó la pregunta)”. Mi miedo inexplicable por los hombres con barba. La colección de alfileres que iba recogiendo mi hermano del suelo de todas las tiendas de ropa (mi madre nunca tuvo que gastar dinero en alfileres, no). Las torrijas de mi padre. La voz de Carlos Herrera en la radio por las mañanas. Cuando las monjas no me dejaban sacar algunos libros de la biblioteca del colegio porque “no eran para mi edad”… gracias a ellas descubrí la Biblioteca Pública… un palacio y… 3 libros a la vez!!! El primer Maratón de los Cuentos de Guadalajara, en 1992, con Manuell Alonso leyendo su libro La Tienda Mágica. Cuando pasé la tosferina y me curé gracias a los paseos por la sierra. Jugar a grabar programas de radio con mi hermano y con mis primas. La buhardilla de mis tíos. Los chistes de mi abuelo. La risa de mi padre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s